Un Soplo De Vida En Rosa Y Verde Para El Amazonas

El mundo se les vino abajo cuando el médico pronunció las palabras “cáncer de mama”. Todas ellas lo sufrieron con cuarenta y tantos, menos la benjamina del grupo, María, que con solo 24 años se topó de bruces con una realidad que nunca hubiera imaginado.

Son cinco mujeres que decidieron, tras recibir el diagnóstico, ponerse en manos de la Asociación de Mujeres Afectadas por Cancer de Mama de Elche y Comarca (Amacmec) para conocer más de cerca la enfermedad, buscar apoyo y ayuda y conocer otros casos para aferrarse a alguna experiencia de vida que les permitiera salir del pozo en el que se encontraban en aquel momento.

Ahora, un tiempo después, todas ellas son ejemplo para otras mujeres en esa misma situación porque han superado el cáncer y están a punto de cumplir un sueño: contribuir a que el pulmón verde del planeta, la selva del Amazonas, recupere su salud, tal y como les pasó a ellas. 

5 mujeres a punto de cumplir un sueño

El martes se embarcarán en una aventura “increíble” que les llevará hasta Perú para participar en la expedición organizada por la ONG ilicitana Oxizonia para reforestar la zona.

Es el primer proyecto de estas características en la Comunidad Valenciana, asegura el responsable del mismo, José Ramón Mena, quien resalta que la iniciativa es pionera porque aúna el medio ambiente con la salud, una idea que se le ocurrió como una forma de dar mayor visibilidad al problema del cambio climático, cómo afecta a los seres humanos, y al mismo tiempo de contar historias de superación.

“Tienen muchas similitudes, ellas han sufrido una terrible enfermedad y la han superado y la selva amazónica también la está sufriendo por la invasión y la deforestación”, explica el portavoz, quien acompañará a estas “guerreras” en el viaje junto otro integrante, el fotógrafo Benya Acame.

Fotografía de Benya Acame
La travesía de la vida
“La travesía de la vida” es el nombre con el que se ha bautizado esta primera expedición, en la que estas cinco mujeres luchadoras, valientes y empoderadas están decididas a devolverle a la vida la oportunidad que ésta les ha brindado a ellas.

Ilusión y emoción son dos de las palabras que más se repiten en las conversaciones de este grupo, que ya está preparando las maletas para pasar quince días fuera de casa, en contacto con la naturaleza más salvaje, sin móviles ni otros de los artículos de “lujo” que utilizamos a diario y que en aquel oasis verde carecen de sentido.

Fotografía de @oxizonia

“Va a ser un contraste bestial”, asegura Isabel y no lo dice precisamente por tener que dejar de usar algunas de estas cosas, sino porque hace solo un año estaba recibiendo tratamiento en el hospital y en solo unos meses la oscuridad se

“Va a ser un contraste bestial”
ha convertido en luz. Retomar “lo que yo era” y superar las limitaciones que quedan como secuelas de la enfermedad es una de las ventajas que para Isabel conllevará este viaje.

Tanto ella como sus compañeras, que prácticamente no se conocían hace unos meses y ahora son una piña, afirman rotundamente el gran apoyo que han recibido de su entorno familiar y de amigos para embarcarse en esta aventura. Todas sienten el respaldo de los suyos y están al cien por cien implicadas con el proyecto, especialmente la menor, María, que repite una y otra vez la satisfacción de poder ayudar en una causa solidaria como la de Oxizonia.

Desde que supieron del proyecto, decidieron apuntarse entre las candidatas y fueron elegidas por sorteo ante notario entre el medio centenar de socias que aspiraban a confeccionar el grupo, las cinco ‘Amazonas’ se han convertido en las mejoras embajadoras de esta iniciativa medioambiental, que se han propuesto difundir por todos los rincones del país. Están convencidas de que pueden ser un ejemplo de lucha y superación para otras mujeres afectadas e incluso para sus hijas si algún día tuvieran que pasar por ese terrible trance, reflexiona Isabel, quien opina que, teniendo estos referentes, la enfermedad se puede afrontar de otra manera.

Durante toda su vida Susana ha querido visitar el Machupichu, una de las rutas que está incluida en la expedición, pero jamás hubiera pensado que entrar en Amacmec le daría esta oportunidad. “La vida a veces te regala estas cosas”, sonríe. Para Trini “salir de la realidad, o entrar, según se mire, nos va a permitir vivir algo distinto, motivador”. Añade que este viaje les permitirá “demostrar que hay vida, que hay otra forma de vivir y puedes ayudar, que toda piedra hace pared”.

“El cáncer de mama es lo mejor que me ha podido pasar, me abrió muchas puertas y me permitió tomar decisiones como dejar a mi marido”, asevera María Socorro, quien manifiesta lo agradecida que está a Amacmec. “Es mi segunda familia, no sé cómo puedo devolver a la asociación todo lo que ha hecho por mi”. Una afirmación en la que las cinco coinciden al unísono, también agradecen la oportunidad que Oxizonia les ha brindado porque tienen claro que será “un viaje que no vamos a olvidar en la vida”.

Compromiso medioambiental

Durante su estancia, del 27 al 12 de abril, el grupo visitará entre otros espacios el vivero de plantas medicinales que Oxizonia tiene en la zona y conocerá de primera mano todos los proyectos que la asociación ilicitana ha desarrollado en esa área. Oxizonia es una entidad sin ánimo de lucro que nació hace 12 años. Desde su puesta en marcha ha promovido proyectos para proteger, cuidar y conservar las áreas de la selva amazónica en grave peligro de deforestación, y de amenazas como la minería clandestina, el furtivismo y la tala ilegal.

Durante estos años ha llevado a cabo múltiples acciones de reforestación y cuidado de los ríos en el Amazonas peruano, además de labores de ayuda a los poblados que habitan esa zona. En estos años, ha replantado más de 150.000 árboles, ha contribuido a impedir talas ilegales y recuperación de fauna, con el fin de proteger el ecosistema de la selva amazónica. Además, la organización realiza en España otras iniciativas relacionadas con la plantación de árboles y actividades didácticas y formativas para concienciar a los más jóvenes del cambio climático y de la necesidad de conservar los recursos naturales del planeta.

La reserva OXIZONIA-REC , donde viajará la expedición, está ubicada en plena cuenca amazónica del Perú, en el municipio de Chontachaka (Estado de Cusco). Concretamente, en la zona de amortiguamiento del Parque Natural Manu, junto a las cuencas de los ríos Kosñipata y Hospital.

¿Quieres colaborar con nosotras?

¿Te gustaría patrocinar uno de los medios más emergentes de Elche? TuEscaparate es un medio que ayuda a conocer las entrañas de una ciudad, a sus ciudadanos, los proyectos que surgen entre palmeras. Te invitamos a que tú también seas protagonista de él, y quién sabe, quizás también podemos encontrar en ti esas historias que dan valor a nuestro medio. Contacta con nosotras.

More from Mariate Bolivar

Medio siglo de formación en inglés

De su pasión por las motos y la necesidad de indagar en...
Read More

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *