Asfeme escribe su historia con corazón

Los usuarios de Asfeme en su discurso de apertura

“Ven tal y como eres, a tu lado caminaré Es tu decisión intentarlo Con el corazón todo es posible Porque aquí somos familia Porque así comenzó nuestra historia”.

 

La historia de la Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Asfeme) de Elche, Crevillent y Santa Pola comenzó hace décadas, cuando estas patologías aún estaban rodeadas de prejuicios y estigmas, y aún solo unas cuantas familias se atrevían a llamar tímidamente a su puerta para pedir ayuda y compartir experiencias. Desde el año 1994, la organización ilicitana, volcada en mejorar la calidad de vida de los enfermos y sus familias, ha ido sumando exponencialmente socios y usuarios y ha luchado a brazo partido por que Elche dispusiera de recursos públicos con los que sí contaban otras poblaciones para prestar una atención integral al colectivo.

Por esta razón, hay una fecha que quedará escrita con letras de oro en el libro de la historia de Asfeme, el 20 de diciembre de 2017, el día en el que se inauguró la Residencia de Personas con Enfermedad Mental y Centro de Día. Un sueño hecho realidad tanto para el equipo directivo de la asociación, como para familiares, enfermos y personal del centro, que consideran estas instalaciones como su segunda casa.

La apertura oficial de este edificio, ubicado frente al barrio San Antón, supone para Asfeme un hito en su dilatada trayectoria. “Un logro muy perseguido” –doce años de reivindicaciones-, comentó durante el acto de apertura su presidenta, María José Gisbert, quien agregó que con la puesta en marcha de estas dependencias “damos cobertura a necesidades que estaban pendientes” en Elche.

Gisbert confesó las trabas y “las piedras en el camino” que han tenido que sortear, aunque aseguró que “con corazón, todo es posible”. Primero, para lograr que este recurso fuera una realidad y, segundo, para conseguir que la gestión del centro recayera en Asfeme y no en una empresa privada, como a punto estuvo de ocurrir en alguna ocasión. El hecho de conocer muy de cerca las necesidades y demandas de los enfermos y sus familias y mantener el contacto casi a diario con ellas, a través de todas las actividades que lleva a cabo la asociación, la posicionaban en primer lugar para estar al frente de la Residencia y del Centro de Día, aunque además de ponerle corazón, al equipo directivo de Asfeme le ha costado sangre, sudor y lágrimas obtener el permiso para llevar las riendas de estos recursos que tanto han reclamado para mejorar la calidad de vida tanto de los afectados como de sus familias.

Entre medias, la demora en la construcción del inmueble, el tiempo que esperó ser acondicionado y permaneció cerrado y, por último, los cinco años transcurridos desde que finalizó su construcción hasta que por fin ha podido ocuparse al cien por cien –fue hace dos meses aunque esta semana tuvo lugar la inauguración oficial-. La asociación en 2013 solicitó autorización para utilizar la planta baja del edificio para sus talleres y actividades y así evitar su deterioro mientras las administraciones concluían los trámites burocráticos pertinentes para adjudicar su gestión.

 

Superadas estas etapas y logrado el objetivo, Gisbert dio las gracias durante el acto a la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y al equipo de gobierno municipal, así como a representantes de otras instituciones y colectivos y particulares que de alguna manera han contribuido en estos años a poner en marcha las dependencias.

La directora del centro, Noelia Aznar, anunció, en la apertura oficial del edificio, que las instalaciones cuentan con 60 plazas, 40 de residencia y 20 de centro de día. En su discurso, leyó el lema del centro que figura en la placa situada en la puerta de acceso al inmueble y que poco antes habían descubierto el alcalde, Carlos González, y la presidenta de Asfeme, María José Gisbert: “Ven tal y como eres, a tu lado caminaré. Es tu decisión intentarlo. Con el corazón todo es posible. Porque aquí somos familia. Porque así comenzó nuestra historia”.

Una historia que tuvo como protagonistas ese día a los usuarios del centro. Tres de ellos quisieron dedicar unas palabras de agradecimiento a la dirección de Asfeme y al personal por sus cuidados y atenciones. Lorena, Estefanía y Ángel pusieron voz al cúmulo de sentimientos y emociones que embargaron a todos durante esa jornada. Como colofón a estas intervenciones, interpretaron un baile de un popular villancico con el que consiguieron contagiar a todos los presentes del espíritu navideño. Más tarde, el grupo de teatro de la UMH La Tarántula ofreció un espectáculo en el patio y hubo un aperitivo para despedir la jornada.

Colabora con TuEscaparate
¿Te gustaría patrocinar uno de los medios más emergentes de Elche? TuEscaparate es un medio que ayuda a conocer las entrañas de una ciudad, a sus ciudadanos, los proyectos que surgen entre palmeras. Te invitamos a que tú también seas protagonista de él, y quién sabe, quizás también podemos encontrar en ti esas historias que dan valor a nuestro medio. Contacta con nosotras.
More from Mariate Bolivar

‘Diario de un cacahuete’, el libro sobre crianza escrito por unos padres psicólogos

[title maintitle="Diario de un cacahuete" subtitle=""] Los autores de la publicación recurren...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *